Estambul, tercera y última

junio 12, 2008 § Deja un comentario

En Estambul el tema religioso impresiona, en la ciudad hay mas de 2600 mesquitas, algunas muy antiguas, con muchísima gente todo el día.
Cinco veces al día por altoparlantes llaman a oración, y les confieso que al principio esto me ponía la piel de gallina: una oración entre recitada y cantada, casi un lamento de al menos cinco minutos.

En los bares se toma té de los mas variados gustos y se fuma una pipa de agua también de distintos sabores.
No es raro ver a hombres con muchas mujeres, y a ellas tapadas, esto último es bastante raro.

No se de donde viene la frase “como turco en la neblina”, pero en Estambul hay mucha niebla, especialmente sobre los ríos.

Por supuesto me hice un baño turco, el lugar super tradicional todo de mármol y piedra. El masajista fue un hombre pasado en kilos que mientras me “bañaba y masajeaba” imitaba el sonido de algunos animales. Sinceramente me asustó un poco, y otro poco me dolió, pero disfruté mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Estambul, tercera y última en Apuntes para buscar conciencia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: